Accidentes de tráfico con la nueva Ley, ¿Cómo reclamar ahora?

0
572

EI_04

José-Manuel-Castillo-García-

José Manuel Castillo

Mail: jmcastillo@icadiz.net
Facebook: https://www.facebook.com/LetradoCastillo
Twitter: @Castilloenlex

El pasado 1 de julio entró en vigor la última reforma que ha sufrido el vigente Código Penal. Ello, ha supuesto una serie de sustanciales modificaciones afectando, algunas de ellas, directamente a ocupantes de vehículos, ciclistas, peatones, etc; implicados en accidentes de circulación.

Básicamente, el procedimiento que se seguía con anterioridad a la reforma, consistía:

  1. El lesionado interponía una denuncia frente al conductor responsable del siniestro, su aseguradora, y frente al propietario del vehículo como responsable civil directo. No estando obligado a estar representado de procurador, ser asistido de Letrado o acudir a peritos médicos para valoración.
  2. Posteriormente, el accidentado era visitado por el médico forense del Juzgado.
  3. La aseguradora, al mismo tiempo, hacía un seguimiento del lesionado con sus peritos médicos privados, y en base a sus informes, si estimaba procedente, proponía indemnización.
  4. Una vez se obtenía el informe de sanidad médico forense del Juzgado, o bien, con anterioridad a esta trámite, si se contaba con valoración médica de parte, el abogado del accidentado, con el fin de llegar a una transacción amistosa, realizaba una reclamación a la aseguradora. De no prosperar lo anterior, se acudía a un juicio que terminaba sustanciándose por la vía penal o civil.

¿Qué cambios normativos se contemplan en los accidentes de tráfico con resultado lesivo?
Con la reforma del Código Penal se eliminan todas las faltas penales. Esto conduce a la desaparición de la posibilidad de tramitarse juicios de faltas en los casos que por imprudencia leve, existan lesiones. Con la entrada en vigor de la nueva ley, algunas de las situaciones que hasta esa fecha eran consideradas faltas penales, son derivadas a la vía civil o administrativa y otras, las más graves, pasan a constituir los ahora denominados, delitos leves. El cambio es importante, porque el procedimiento y las penas o sanciones, son muy diferentes en el caso de un proceso penal o de uno civil. Y es aquí, donde radica la principal novedad: el perjudicado que con la regulación actual deba acudir a la vía civil para ser indemnizado por las lesiones sufridas en accidente de tráfico, es muy probable que se vea obligado a soportar un mayor coste; no obstante, necesario para reparar el daño sufrido.

Ya que por la vía civil, cuando la valoración de la indemnización supera el umbral de los 2.000 euros, se hace necesaria la intervención de un letrado, un procurador y, en la mayoría de los supuestos, será inevitable, la mediación de un perito especialista en valoración del daño corporal. Al hilo de lo antedicho, hay que subrayar que en el orden penal, es el médico forense adscrito a los Juzgados, quien elabora el informe, y, por tanto, su coste no se repercute al lesionado. Un modo de proceder ante el novedoso sistema de reclamación de accidentes de tráfico, consiste en requerir los servicios de un médico especialista valorador de lesiones, para que haga el trabajo que, hasta entonces, hacía el médico forense adscrito al Juzgado. Seguidamente, se intenta lograr un acuerdo con la aseguradora contraria en base a dicho informe pericial. Si no es posible dicho acuerdo, se interpone demanda que se sustanciará en el orden civil.

Dejar respuesta