Acuerdo para la pesca de sardina en el Golfo de Cádiz

Pese a aceptar una cuota final del 8%, la Cofradía de Pescadores de Sanlúcar advierte de que no volverá a admitir el actual sistema de reparto 

0
527

CÁDIZ.-Después de meses de espera, la flota de cerco que faena en aguas del Golfo de Cádiz ha llegado a un acuerdo para el reparto de la captura de sardina para el presente año, fijada en 9.000 toneladas para España (600 toneladas al mes al Cantábrico noroeste y 400 al Golfo de Cádiz), salvo en diciembre, enero y febrero, meses en los que no está permitida la pesquería.

Concretamente, en el acuerdo de reparto para esas 400 toneladas se ha apostado por un modelo mixto entre los cuatro puertos con pesqueros, un total de 87, que faenan en la zona de influencia del Golfo de Cádiz: Barbate, Sanlúcar de Barrameda, Punta Umbría e Isla Cristina.

Un pacto en el que, de cara a fijar la cuota de captura para cada una de las flotas en favor de la sostenibilidad, han tenido un mayor peso los criterios históricos (70%) frente a los lineales (30%), algo a lo que en principio se negaba Sanlúcar de Barrameda, pero a lo que finalmente accedió de cara a desbloquear la situación en la que se encontraba el sector.

Así, merced a este compromiso, a los pesqueros con base en Sanlúcar de Barrameda les ha correspondido un 8% del total mensual, mientras que a Barbate, Punta Umbría e Isla Cristina, flotas en las que ha pesado de una forma determinante el carácter histórico, este porcentaje se ha elevado a 30 en el caso de las dos primeras y a 32 para Isla Cristina. Cuota que, con posterioridad, cada puerto ha procedido a distribuir entre sus barcos teniendo en cuenta el criterio lineal.

No obstante, el sector pesquero de Sanlúcar de Barrameda ya ha dejado claro que, “en ningún caso y para ninguna pesquería más” volverá a dar su visto bueno a un sistema de reparto como el que en esta ocasión se ha aplicado. Negativa que ha argumentado apuntando que se trata de un modelo “que perjudica seriamente la sostenibilidad del puerto sanluqueño”.
“Si Sanlúcar no tiene cuota de boquerón y ahora tampoco de sardina, la situación para la supervivencia flota se complica cada vez más, lo que representa un grave perjuicio socio-económico para nuestro puerto pesquero”.

Asimismo, el sector de la Costa Noroeste ha explicado que dio su voto favorable al acuerdo “en un ejercicio de responsabilidad y respeto a la mayoría y, además, teniendo en cuenta que dicho acuerdo es solo para 2015”.

Por otra parte, el sector sanluqueño ha destacado que el acuerdo alcanzado “no marca directrices, ya que se trata de un acuerdo para el consumo de las posibilidades de pesca de sardina en la campaña 2015”, lo que se traduce en que, “en años posteriores, el eventual reparto va a depender de las nuevas posibilidades de pesca y de las reservas de sardina”.

“Nos sentimos”, ha añadido, “muy perjudicados por la postura del resto de puertos, ya que han impuesto un criterio de reparto que no nos favorece manifiestamente, basado en los datos históricos de sardina”, resaltando que mientras a la flota de Sanlúcar de Barrameda solo le corresponde en torno a 50 toneladas, “los otros tres puertos que faenan en el Golfo de Cádiz se reparten más de 350, más de 100 toneladas por puerto”.

Por otra parte, el sector pesquero de Sanlúcar ha recordado que su flota está compuesta por 5 barcos (más del 17% de la flota).

Una valoración más positiva ha realizado la Federación Andaluza de Cofradía de Pescadores (Facope), que ha resaltado que se trata de un acuerdo que “marca directrices y aboga por una pesca responsable”.

Concretamente, el vicepresidente de Facope, Mariano García, que participó en el encuentro celebrado en Sevilla entre representantes del sector y el director general de Recursos Pesqueros y Acuicultura del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), José Miguel Corvinos, subrayó que se han logrado “marcar unas directrices” que seguir en cada puerto, superando la dependencia de las opiniones de unos y otros.

“Se ha subido un 1 % el porcentaje que recibirá Sanlúcar con respecto a la propuesta inicial por lo que recibirá el 8 % y así se ha logrado el consenso”, resaltó García, “satisfecho” porque “a partir de ahora se podrá pescar de manera sostenible y responsable y no como hasta ahora practicando la pesca olímpica, de forma que cada uno salía y cogía lo que quisiera, lo que no garantizaba recurso más allá de los primeros 15 días del mes”.

Por su parte, el director general de Recursos Pesqueros y Acuicultura del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), José Miguel Corvinos, destacó del acuerdo que lo importante es que “la pesquería resulte lo más rentable posible desde punto de vista socioeconómico tanto para el sector como para los municipios en los que se desarrolla y que se logre, con una pesca responsable y bien regulada, recuperar el ‘stock’ de la sardina, en estos momentos en una situación delicada, para que en los próximos años se pueda tener un mayor número de toneladas”.

Asimismo, José Miguel Corvinos ha advertido que se trata de un ‘stock’ que no tiene TAC (Total Admisible de Cuota), por lo tanto, lo que se ha hecho es una autorregulación de la especie entre España y Portugal (al extenderse la pesquería desde el Cantábrico noroeste hasta el Golfo de Cádiz pasando por toda la costa lusa).

En otro orden de cosas, señalar que, tras la parada de dos meses contemplada en el nuevo acuerdo pesquero entre el Reino de Marruecos y España, ya han regresado al caladero norteafricano las primeras embarcaciones, si bien lo han hecho en un número claramente menor, 6 de 20.

Y es que las nuevas exigencias de Marruecos para que la flota europea pueda faenar en sus aguas, como es el caso de la instalación de una emisora de comunicación marítima, ha mermado la intención de renovar los consiguientes permisos por parte de algunos armadores, que además tienen que hacer frente a unos elevados gastos de combustible, licencias, etc.

Dejar respuesta