Creando futuro

0
670

Jose-Luis-Ayala

José Luis Ayala

Terapeuta

Una de las preguntas más corrientes a los líderes del más alto nivel en el mundo de los negocios es ¿Cómo se manejan frente a la incertidumbre (y la complejidad) de no saber si lograrán sus objetivos? Y la respuesta puede ser variada, pero están de acuerdo en que no se consigue intentando pronosticar el futuro. El futuro es algo demasiado complejo e incierto para ser pronosticado. Entonces, ¿Dónde está la clave del éxito? La clave está en que ellos mismos crean su futuro.

El dibujante norteamericano Walt Disney personificó dichas capacidades de una forma excepcional, creó una empresa de éxito basada en la innovación y mejora constantes. La PNL (programación neurolingüística) ha modelado su estrategia, esto es, ha estudiado cual era su método, para a través de la organización y la planificación crear una empresa que décadas después de su muerte sigue siendo líder en su sector, así en PNL aplicamos el “modelo Disney“ basado en su estrategia a la hora de dirigir su negocio.

La clave del éxito no está en intentar pronosticar el futuro sino en crearlo

Este está basado en la capacidad de explorar cualquier cuestión de relevancia desde distintas posiciones perceptuales, o sea, lo vemos “literalmente con otros ojos”, como si fuésemos otra persona, con otros criterios y otros valores. Ante una misma cuestión vamos pasando por distintos roles, tres concretamente, el primero el soñador, en esta etapa se trata de que la creatividad y la imaginación afloren sin ningún tipo de límites, admitiendo todo tipo de ideas y conjeturas sobre el proyecto en cuestión o el problema a solucionar, ni siquiera desecharemos en esta etapa las ideas que nos puedan parecer desacertadas, ya habrá momento para desestimar lo que no nos sea útil. A continuación pasamos a otra percepción, en este caso el realista.

En este punto las ideas generadas a partir del soñador son evaluadas desde la visión de que pasos son necesarios dar para conseguir alcanzar nuestros objetivos. La siguiente posición es la del crítico, este es el momento de analizar los posibles riesgos o cuestiones a tener en cuenta al materializar el proyecto. Lo enriquecedor de este proceso es que tres posiciones que por definición estarían enfrentadas, soñador, realista y critico convenientemente gestionadas dan como resultado todo un abanico de opciones y posibilidades.

Dejar respuesta