¿Crisis, qué crisis?

0
578

cabañaFrancisco González CabañaDiputado del PSOE

Atenor del título se podría pensar que la ministra de Fomento, la señora Ana Pastor, fuese una entusiasta del glorioso grupo inglés Supertramp. Pero nada más alejado de la realidad porque cuando se pasa revista a las infraestructuras provinciales después de tres años de gobierno popular uno se pregunta qué parte de aquella magnifica reflexión de Albert Einstein sobre la crisis no entendieron los actuales gobernantes de nuestro país.

Afirmaba Einstein que “la crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos… es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias”.

Pues eso, que uno no entiende como puede ignorarse a tan notable científico en la historia de la humanidad como lo hace este Gobierno y en concreto la ministra Pastor. Si atendemos a las dos grandes concentraciones urbanas de nuestra provincia, Bahía de Cádiz y Campo de Gibraltar, a sus históricas necesidades de infraestructuras, el balance de la acción de gobierno más reciente es bien decepcionante y es fácil llegar a la conclusión de que el Gobierno ha hecho de la crisis una gran oportunidad, no para el progreso sino para la corrección del déficit presupuestario mediante la reducción del gasto público que diría Montoro, despreciando las necesidades de un puerto de primer nivel, motor del PIB provincial y regional, como es el Puerto de la Bahía de Algeciras, secuestrado en sus posibilidades porque sus dos accesos por carretera, Norte y Sur, han hecho de la mendicidad presupuestaria su forma de vida y porque la gran conexión ferroviaria, el kilómetro 0 del famoso Corredor Central o Mediterráneo o como le llamen el próximo mes, sufre la injusticia de vivir el sueño de los justos por mor de las prioridades levantinas y catalanas del Gobierno.

De la AP-7, del acceso al puerto de Tarifa y de la conexión Vejer-Algeciras mejor no hablar, o al menos eso es lo que ha decidido el ministerio que ha hecho añicos el cristal de la transparencia contestando durante el último mes las preguntas de este diputado sobre el grado de ejecución de estas y otras grandes obras de la provincia con un socorrido: “el grado de ejecución no es un dato relevante”… respuesta impensable en un sistema parlamentario democrático donde el control de la acción de gobierno debiera ser un derecho sacrosanto de la oposición.

Y si ponemos rumbo a la Bahía de Cádiz, panorama igualmente desolador, el Nudo de Tres Caminos cada vez hace más honor a su nombre “anudando” a miles de conductores que desean llegar a uno de los mayores centros turísticos de la provincia, Sancti Petri, y convirtiéndose en una versión bufa del cuento de Cortázar, “La autopista del Sur”.

Y la obra más emblemática de toda Andalucía, el segundo puente sobre la Bahía de Cádiz, sigue luciendo su majestuosa desnudez porque alguien no tuvo la previsión de que en la patria chica del dios Eolo montar las elegantísimas dovelas podía convertirse en un trabajo digno de Hércules. Y en cuanto al tren y la línea de Alta Velocidad Sevilla-Cádiz lo mejor que se puede decir versionando a Fellini es aquello de “e la nave va”, esperamos que algún día llegue a Puerto y si es posible también a Cádiz. Imposible no compartir con Einstein que “la verdadera crisis es la de la incompetencia”.

 

Dejar respuesta