Cuatro petroleros, en el punto de mira de lo astilleros de Navantia

0
776

12

Navantia y el armador Ondimar Transportes Marítimos LDA rubrican un acuerdo que aún está por cerrar 

La operación, que también beneficiará al astillero de la Ría de Ferrol, reportará tres millones de horas de trabajo

J.M.Reina

Afalta de que, como cabe esperar, el anuncio acabe formalizándose, los trabajadores de los astilleros gaditanos y las numerosas empresas auxiliares existene en el marco de la Bahía están de enhorabuena tras el anuncio de la firma del acuerdo entre Navantia y el armador Ondimar Transportes Marítimos LDA (sociedad naviera del Grupo Ibaizabal) en el que han quedado establecidas las bases de cara a la próxima construcción de cuatro petroleros. Buques tipo Suezmax de los que, junto a los astilleros gaditanos, también se beneficiaría la factoría de Ferrol, no descartándose que dicha ‘flota’ se pudiese ver incrementada en un futuro próximo con otros dos buques.

Las previsiones pasan porque dicho contrato se firme en las próximas semanas para, en el cuarto trimestre de este año, comenzar con la construcción de uno buques que darán cargo de trabajo por un periodo aproximado (21 meses), si bien aún queda por concretar qué tareas abordarán los operarios gaditanos y cuá los gallegos.

Dicho acuerdo, que viene a avanzar sobre la carta de intenciones que ambas parte rubricaron a comienzos del pasado mes de marzo, en la que expresaron la intención de alcanzar un acuerdo pleno para la construcción de estos petroleros, tanto en sus especificaciones técnicas como en el precio, queda ahora pendiente del contrato final.

Según ha hecho público Navantia, la construcción de cada uno de estos grandes petroleros, con una eslora de 24 metros de eslora, conllevará alrededor de 725.000 horas de trabajo, por lo que, en su conjunto, supondrán 3 millones de horas de trabajo para los astilleros de Navantia en la Bahía de Cádiz y en la Ría de Ferrol, además de para las empresas auxiliares.

Cabe destacar que este tipo de buques tienen adaptadas sus dimensiones para poder navegar por uno de las principales vías comerciales del mundo, el Canal de Suez.

Además de sus 274 metros de eslora, cuenta con una manga de 48 metros, 156.000 toneladas de peso y, para su construcción, será necesario emplear 20.144 toneladas de acero.

Con este contrato, Navantia apuesta por un cambio en el modelo de negocio de la ejecución de estos proyectos.

Se trata de un modelo que se usa con éxito en astilleros europeos y americanos. El modelo se basa en un acuerdo con un astillero asiático líder mundial en la construcción de estos barcos, para utilizar su diseño y que sea el principal suministrador de la mayor parte de materiales y equipos, aunque siempre dando oportunidad y prioridad a las empresas nacionales que ofrezcan precios competitivos.

La consecución de contratos para la construcción de estos buques en el mercado global está marcada por el precio y el plazo, dando por supuesto que la calidad es la requerida por la normativa y las sociedades de clasificación de buques.

Navantia ha señalado que impulsa este modelo de negocio para “poder competir en el mercado global ofreciendo un precio competitivo y un plazo adecuado para las necesidades del cliente”.

A su vez, este modelo permite a Navantia mantener la actividad en todos sus centros, imprescindible para la necesaria transformación de la Compañía y además centrar sus recursos de ingeniería conceptual y diseño en buques militares, tanto nacionales como del mercado de la exportación.

Igualmente, otra prioridad de la ingeniería para Navantia, en función de los acuerdos con astilleros de diferentes países, será la asistencia técnica y la ToT (transferencia de tecnología), actividad de creciente demanda. Ello sin descartar el diseño de buques civiles innovadores y la apuesta por la diversificación de la eólica off-shore.

Por otra parte, Navantia culminó con éxito las tareas de ampliación y modernización del mayor crucero del mundo el ‘Allure of the Seas’, de la empresa Royal Caribbean.

Tras dos semanas en los astillerros gaditanos, este coloso del mar abandonó la bahía y puso rumbo a Barcelona para iniciar una singladura por el Mediterráneo.

Destacar que las tareas que se han desarrollado en este gran crucero se han centrado en la modernización de algunas de sus zonas de ocio, la mejora en su maquinaria de cara a lograr un mayor ahorro de combustible y la renovación de varias secciones de su casco.

Apuntar que Navantia y Royal Caribbean han rubricado recientemente un contrato mediante el que el astillero de Cádiz pasa a convertirse en base para la renovación y modernización de la flota que opera en el Mediterráneo.

Dejar respuesta