Dragados ‘amarra’ un contrato que asegura ‘carga’ hasta el 2018

0
751
Vista de uno de los parques eólicos de la compañía danesa en el Mar del Norte
Vista de uno de los parques eólicos de la compañía danesa en el Mar del Norte
Vista de uno de los parques eólicos de la compañía danesa en el Mar del Norte
Vista de uno de los parques eólicos de la compañía danesa en el Mar del Norte
  • La planta de Puerto Real fabricará 4 jackets para un parque eólico del Mar del Norte

  • El proyecto, suscrito con una compañía danesa, generará 600.000 horas de trabajo

Tras la confirmación de los cuatro petroleros Suezmax que saldrán de los astilleros de Navantia, la industria pesada de la Bahía acaba de sumar otro nuevo contrato que viene a afianzar la actividad industrial de la Bahía y su creciente especialización en la fabricación de estructuras gigantes de ‘ingeniería marina’, al menos en una perspectiva de dos años.

La planta de Puerto Real de la empresa Dragados Offshore ha firmado un nuevo contrato con un cliente con quien estrena relaciones comerciales, la compañía danesa Dong Energy. El acuerdo le llevará a embarcarse, por vez primera, en un ambicioso proyecto de energía eólica para un campo offshore de ‘proporciones faraónicas’ ubicado en el Mar del Norte. Estas plataformas eólicas marinas estarán integradas por 240 turbinas que tendrán una capacidad de generar 1,2 gigavatios (GW) de potencia.

El proyecto se ha bautizado con el nombre de Hornsea 1 e incluye la fabricación completa en las instalaciones gaditanas de cuatro jackets (estructuras de soporte): tres serán plataformas de subestación eléctrica para conversión a alta tensión y una cuarta de reactancia para limitar las pérdidas de transmisión. Las cuatro ‘megaestructuras’ con sus pilotes tendrán un peso aproximado de 10.000 toneladas.

Una vez construidas, las jackets formarán parte de un complejo eólico marino ubicado en las costas británicas, un lugar donde precisamente se han instalado algunos de los proyectos que han salido de la planta puertorrealeña dedicada a la extracción de gas o crudo. La compañía ha dado un salto cualitativo -hasta ahora solo había construido jackets para plataformas petrolíferas- y amplía sus horizontes de mercado aprovechando la ocasión que le brinda el hecho de que los precios del negocio del oil&gas les abren la puerta a lanzarse a esta ‘nueva aventura’.

Los resultados de anteriores trabajos y la experiencia de ‘El Patio de Cádiz de Dragados’ han sido claves para ‘amarrar’ este contrato y aprovechar una oportunidad que no se quería dejar pasar. Tal y como ya se ha hecho en recientes trabajos, la factoría se encargará de la ingeniería, las compras, la fabricación y el montaje. Una vez esté la carga terminada, y también tal y como ya ha ocurrido en otras ocasiones, la carga terminada partirá de la Bahía sobre una barcaza. En cuanto a sus connotaciones laborales, este nuevo contrato generará 600.000 horas directas de trabajo para la planta de Puerto Real. Según las condiciones del convenio, los trabajos podrían iniciarse en cuestión de semanas y el plazo previsto para su entrega finaliza en marzo de 2018.
Durante esos casi dos años de actividad, se estima una empleabilidad media de 250 operarios, ingeniería y oficinas aparte.

La empresa danesa hace unos meses difundía su intención de centrar sus inversiones en los 1,2 GW de carga de energía que aportará el Hornsea La entidad asegura que este parque eólico tendrá capacidad para suministrar energía a más de un millón de hogares británicos, lo que lo convertirá en el complejo más grande del mundo en su género cuando entre en funcionamiento, aproximadamente en el año 2020.

10 AÑOS ENLAZANDO CONTRATOS

La planta de Puerto Real lleva acumulada más de una década de actividad a través de contratos que se han sucedido sin solución de continuidad, el último aún sigue vigente. Se suscribió en octubre de 2015 con Statoil e implicaba la construcción de una plataforma de 7.500 toneladas, que deberá estar ‘finiquitada’ y entregada dentro de algo más de dos años, en 2018.
Poco antes del ‘penúltimo contrato’, en el mes de noviembre del año 2013 la compañía comenzó a acometer el proyecto Vega Pleyade, con un total de 3.300 toneladas, que viajaría a Sudamérica, a un complejo de la compañía Total Argentina.

En enero de ese mismo año se acometía la ‘megaestructura’ más ambiciosa diseñada por la factoría en los últimos años, la plataforma Mariner, también para Statoil. La plataforma batió récords en cuanto a proporciones y peso con una estructura de 22.400 toneladas.

Poco antes, en el año 2011, la compañía se hizo con dos contratos para la compañía ConocoPhillips; el Ekofisk, de 11.000 toneladas; y el Eldfisk, de 14.000, que se sumó al proyecto Jasmine, suscrito hace ahora 6 años, que incluía dos módulos de 10.000 toneladas cada uno destinados a dar soporte a la empresa multinacional ConocoPhillips.

Actualmente en sus instalaciones cuenta con 22 talleres cubiertos de fabricación y sus zonas de almacenaje disponen de más de 86.000 metros cuadrados de espacio. Dispone además de un muelle que conecta directamente con el mar abierto a través de un canal de navegación de 500 metros de ancho, cuatro kilómetros de largo y dragado a menos 12 metros (LAT).

Dejar respuesta