El consejo de administración en las empresas familiares

Antonio López-triviño junco

0
720

Abogado y consultor de Empresas Familiares

antoniolopez.consultor@gmail.com

A medida que la empresa crece ésta pasa de “negocio” a “organización” y empiezan a aparecer otros directivos encargados de áreas específicas del negocio: marketing, finanzas, producción, etc. Las esferas de la propiedad y la gestión se multiplican coexistiendo un elevado número de personas implicadas en cada una de ellas.

Así, los propietarios a través de su órgano de representación (la Junta General) delegan sus funciones de dirección y gobierno: es el tiempo del Consejo de Administración.

Aunque es muy habitual la figura del Consejo de Administración en la etapa de la “Confederación de primos”, creo que también puede ser una figura interesante cuando la segunda generación, junto con los fundadores, gestiona o trabaja en la empresa.

Recuerdo el caso de una empresa familiar que tenía un consejo de administración compuesto por el padre, la madre y uno de los hijos y decidió, a mi juicio muy acertadamente, que todos sus hijos, y eran cinco, desempeñaran el cargo de Secretario del Consejo durante un año cada uno, y así conocer “por dentro” y en primera persona el funcionamiento de lo que es un Consejo

Pero el hecho de que una empresa familiar disponga de un Consejo de Administración no significa que de verdad este dirija algo. La mayoría de los Consejos de Administración de negocios familiares se sentirían afortunados si se llegasen realmente a reunir. Cuando hablamos de que es necesario profesionalizar la empresa familiar este es un claro ejemplo: Que de verdad se reúna

En cuanto a la frecuencia de sus reuniones, quizá lo ideal sea entre 3 y 6 veces al año, junto con un Orden del día bien planificado, el calendario de reuniones previamente establecido y que a los Consejeros se les suministre toda la documentación necesaria de los acuerdos a tratar.

Por último, destacaría en cuanto al funcionamiento del Consejo:

  • Es necesario nombrar un Presidente que es quien convoca sus reuniones y un Secretario, que puede ser no consejero.
  • Sus acuerdos se adoptan por mayoría: Un consejero un voto.
  • El voto del Presidente puede ser dirimente en caso de empate si así se recoge en los estatutos.
  • Puede ser conveniente para la operatividad de la empresa nombrar un Consejero Delegado, esto es, aquél miembro del Consejo en quien se pueden delegar todas o parte de las facultades del Consejo de Administración.

Dejar respuesta