El sector aeronáutico cobra fuerza en el recinto fiscal de Cádiz

Alestis, empresa de fabricación de componentes aeronáuticos, ocupará las instalaciones de la antigua tabaquera Altadis, donde concentrará las instalaciones dispersas en Sevilla y Cádiz

0
563

Un centro logístico en el que Alestis concentrará las tres instalaciones que actualmente tiene dispersas en Sevilla y Cádiz será el objeto de desarrollo de los terrenos e instalaciones que ocupaba la antigua compañía tabaquera Altadis en la capital gaditana y que forman parte del Recinto Fiscal de la Zona Franca de Cádiz desde el pasado 22 de marzo, cuando el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas autorizó, con la publicación de la Orden en el Boletín Oficial del Estado, la ampliación del Recinto Fiscal de la Zona Franca en la ciudad de Cádiz.

La empresa, especializada en la fabricación de componentes aeronáuticos, tiene previsto instalarse en los terrenos de Zona Franca este verano, ocupando 13.500 m2 de almacén y 285 m2 de oficinas del edificio anexo.

La empresa, que ya anunció su intención de instalarse en Zona Franca en abril, almacenará en su centro logístico de Zona Franca los componentes que llegan al puerto de Cádiz y que después envían a otras factorías y que incluyen tanto materias primas como elementos terminados, tales como fuselaje, timón de cola, etc.

La instalación de la empresa de fabricación de componentes aeronáuticos en Zona Franca supondrá una inversión de 1,3 millones de euros, ya que implica la necesidad de llevar a cabo obras en los edificios de la antigua compañía tabaquera, tales como la adaptación de los muelles de carga o la reparación de cubiertas, entre otras muchas actuaciones.

Once empresas se presentaron a la Oferta Pública de la Zona Franca de Cádiz para optar a una obra que tiene un presupuesto de licitación de 997.906,68 euros (IVA no incluido) y un plazo máximo de ejecución de 20 semanas.

De hecho, ya se han adjudicado las obras de adecuación de la nave de Alestis en el recinto interior a la UTE Dragados SA-Grulops 21 SL por un importe de 758.409,08 euros (IVA no incluido), lo que supone una rebaja del 24% respecto al presupuesto de licitación.

Los trabajos se acometerán en dos fases, durante la primera de las cuales -que abarcará hasta la semana 8º- se adecuará el pavimento en la mitad de la nave, se desarrollará una plataforma para descarga de camiones y otra para carga de camiones y rampas de acceso a la nave para circulación de camiones al interior de la misma, salvando un desnivel de 2 metros. Además, se llevará a cabo la reparación sobre la cubierta.

En la segunda fase –de la semana 9º hasta fin de obra- se culminarán los trabajos en el pavimento, instalaciones eléctricas y contraincendios, así como la conclusión de las plataformas y rampas iniciadas en la primera fase.

Aunque los terrenos de la antigua tabaquera Altadis eran propiedad de Zona Franca desde hace uno año (junio de 2015) y en ellos ya se ubicaba la empresa Fricking Design, dedicada a la fabricación y exportación de camisetas, desde la autorización del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas en marzo de 2016 se incluyen en el Recinto Fiscal, beneficiándose de las ventajas aduaneras y fiscales propias de Zona Franca.

Las obras de demolición del muro, que permitirán la integración física de los terrenos en el Recinto Fiscal, tienen un plazo de ejecución de dos meses.

El Recinto Fiscal de la Zona Franca en Cádiz tiene ahora por tanto más de 486.881 m2, convirtiéndose en un importante foco industrial con ventajas aduaneras y fiscales que supondrán un atractivo añadido para la instalación de empresas.


 

Zona Franca recupera la nave de ‘Procosur’

La Zona Franca de Cádiz va a poder disponer de la nave de Procosur en el recinto interior, una vez el comité ejecutivo del Consorcio autorizó la resolución de contrato de arrendamiento con la empresa de congelados, en concurso de acreedores desde principios de 2014.

El acuerdo con la Administración Concursal permite saldar la deuda que la empresa de congelados mantenía con Zona Franca –y que ascendía aproximadamente a 1,9 millones de euros– con la adquisición de parte de la maquinaria e instalaciones. De esta forma, el Consorcio y Procosur liquidan el contrato de arrendamiento que los vinculaba desde noviembre de 2012 para el uso de la planta para elaboración y comercialización de productos congelados ubicada en el Recinto Interior.

Este paso posibilita que la Zona Franca pueda sacar al mercado estas instalaciones, de 9.000 m2.

El objetivo es agilizar los plazos y comercializar este equipamiento en las próximas semanas, por lo que el Consorcio tendrá abierta la oferta pública con unas tarifas aprobadas también por un Pleno a mediados de mayo.

Dejar respuesta