Ser empresaria, una carrera de fondo entre lo personal y lo profesional

Carmela Silva, Mamen Sánchez, Gema Pérez, Ainhoa Rosado y Paula Cabaleiro coincidieron en señalar que “es necesario encontrar las fórmulas para una conciliación real”

0
601

Como diría Gloria Bazán más tarde, la condición de ser mujer continúa siendo un serio obstáculo para el desempeño de una actividad, ya sea empresarial o profesional. Condicionante que, en no pocos casos, lleva aparejado un conjunto de renuncias que afectan a la realización plena de esas dos facetas, la de ser mujer y la de ser empresaria o profesional. Algo de lo que dieron fe las participantes en la ‘Mesa por la Igualdad’ de este I Evento Mujer Empresaria/Mujer Imparable.

“Es cierto que aún hoy día son muchas las barreras que las mujeres tienen que salvar para convertirse en mujeres emprendedoras o profesionales”. “Para empezar”, destacó Carmela Silva, presidenta de la Diputación de Pontevedra, “tenemos que luchar contra un sistema en el que no es habitual que la mujer desempeñe estas tareas y, a su vez, lo hacemos en el seno de una sociedad que no tiene unos instrumentos para que estas mujeres puedan/podamos conciliar nuestra vida familiar y profesional”.

“Trabas”, añadió, “a las que se suman las de carácter educativo, ya que no se nos ha visto en ese papel”.

“Basta con mirar a nuestro alrededor para ver cuantas mujeres desempeñan esa labor de liderazgo en las grandes empresas o en las instituciones públicas o sindicales”.

“Visto esto, ¿qué debemos hacer? Primero, trabajar juntas, crear redes,ser capaces de convencer a las administraciones de que somos un poder y que hay que aprobar leyes y normas que nos permitan conciliar todo aquellos que queremos hacer”.

“Además, crear sinergias que permitan que nos formemos y no tengamos miedos de tener ese poder para cambiar el mundo. Y, por último, es fundamental que exista una verdadera educación en igualdad”.

En la misma línea, Mamen Sánchez, alcaldesa de Jerez de la Frontera, apuntó que “lo que tenemos que hacer las mujeres es no renunciar a nada, pero sobre todo tenemos que liderar los cambios desde donde estemos y no tener miedo”.

“Impongamos, tanto en la vida pública como en la empresarial, los horarios para poder atender a nuestros hijos o cenar con nuestras amigas”, añadió.

“No renunciemos a nuestra vida familiar y personal y, repito, lideremos los cambios que nos viene mejor para lograr esa conciliación”, subrayó.

Renuncias de las que habló en primera persona la delegada territorial de Economía, Empleo y Ciencia Gema Pérez, refiriéndose a la maternidad.

No se me ha pasado por la cabeza ser madre, ni siquiera he desarrollado ese instinto. Ha sido tan brutal mi compromiso con mi carrera profesional que hoy, que la maternidad es una responsabilidad con la sociedad, pues se ha quedado en el camino”.

“¿Qué estamos haciendo mal?, Evidentemente, desde la adminsitración no estamos poniendo todos los mimbres necesarios para que esto ocurra”.

Desde el ámbito profesional, la empresaria gallega Paula Cabaleiro señaló que “tenemos que dejar de tener miedo, crear equipos y no tener miedo a fallar”.

Asimismo, aunque reconoció que es “difícil bajar la guardia en una profesión en la que nunca puedes bajar los brazos, debemos buscar esos espacios y tiempos necesarios para el desarrollo personal y familiar”.

Dejar respuesta