La incertidumbre marca el retorno de la flota a los caladeros alauitas

0
524
El palangrero algecireño "Arcángel San Rafael" abandona el puerto de Barbate
El palangrero algecireño “Arcángel San Rafael” abandona el puerto de Barbate

J.M.Reina

BARBATE.- Fatigado, sin apenas dormir, Lucas Martínez Pérez, patrón del ‘Arcángel San Rafael’, abandonaba el pasado 12 de septiembre la cantina del puerto de La Albufera para, tras desembarcar en la lonja barbateña la captura obtenida días atrás en las costas de Portugal, retornar a aguas lusas. Un caladero que, junto al Golfo de Cádiz, se ha convertido durante estos últimos meses, años, en refugio desesperado para la supervivencia de este palangrero algecireño.

Pese al anuncio de la inminente entrega de las licencias de pesca por parte del Reino de Marruecos -extremo que se confirmaría 48 más tarde-, el patrón no podía disimular su indignación por los incumplimientos continuos para la entrada en vigor del nuevo acuerdo pesquero y, lo que no es menos importante, su incertidumbre por lo que, después de tanta espera, le pueda deparar a él y al resto de la flota los caladeros alauitas, aquellos que tuvieron que abandonar un ya lejano 15 de diciembre de 2011 y del que ahora poco saben.

“Es indignante la situación a las que nos han sometido. No sólo por la lentitud con la que se ha negociado un acuerdo del que se sabía que dependían muchas familias, sino por la forma en la que, una vez logrado, se ha jugado con nosotros”, lamentaba.

“Aquí todas las administraciones y representantes políticos se han venido rasgando las vestiduras por los pescadores, pero lo único cierto es que, en medio de este vaivén de plazos y promesas, no hemos recibido ayuda económica alguna para hacer frente a tan complicada situación”, destacaba mientras que, móvil en mano, hablaba y tranquilizaba a su mujer antes de poner de nuevo la proa de su barco rumbo a aguas onubenses y lusas. “Sé que en unos días podríamos tener vía libre para comenzar a faenar en Marruecos, pero, visto lo visto, prefiero no perder el tiempo y, a la espera de que tal posibilidad sea cierta, faenar en aguas onubenses y de Portugal para, cuando menos, poder afrontar los gastos que, aunque quienes mandan parezcan no saberlo, conlleva mantener la embarcación y la tripulación”.

Con la fase de indignación por lo vivido ya enquistada, la tripulación y el patrón del ‘Arcángel San Rafael’, embarcación que vio frustrado su primer intento de volver a faenar en aguas de Marruecos pese a abonar los 4.100 euros de la licencia, centran ahora su interés y temores en la situación en que se puedan encontrar los caladeros vecinos. Y es que, como resulta evidente, de su estado dependerá que la flota gaditana pueda obtener beneficios similares a los alcanzados en el periodo 2007-2011.

“No nos engañemos”, destacaba Lucas Martínez, “nadie sabe la situación real en la que se encuentran los caladeros y, además, es un hecho que en estos años la flota marroquí se ha modernizado y, con ello, ha incrementado sus capturas en los mismos, con lo que nuestros beneficios podrían no ser los mismos que fueron entonces”. “Es obvio”, subrayaba, “que nadie te regala lo mejor de su casa”.

Dejando a un lado los temores del patrón del ‘Arcángel San Rafael’ y compartido por colegas y por el propio patrón mayor de la Cofradía de Barbate, Alfonso Reyes, es de prever que, tal y como se recoge en el estudio elaborado por la Junta con ocasión del anterior acuerdo pesquero, los números (capturas y beneficios) sean tan favorables como entonces, más aún cuando la cuota de pesca se ha incrementando en un tercio, pasando a 80.000 toneladas.

En concreto, según el análisis comparativo de la producción de los buques adscritos al acuerdo con el Reino de Marruecos durante los 57 meses anteriores y posteriores a la firma del mismo, éste desveló que, en conjunto, las capturas se incrementaron en 7.351,9 toneladas, mientras que los ingresos lo hicieron en 21,35 millones de euros. Valores que supusieron unos incrementos en el periodo analizado (2007/2011) del 40,1% para las capturas y del 63,3% para los ingresos.

Del mismo modo, al comparar la producción de los buques por tipo de pesca, la Consejería de Agricultura y Pesca observó que durante la vigencia del acuerdo la producción subastada de cerco alcanzó las 21.578 toneladas, valoradas en 39,2 millones de euros, lo que supuso, respecto al periodo sin acuerdo, un incremento de las capturas del 33,3% y del 70% en facturación.

En cuanto a la producción palangrera durante el periodo con acuerdo pesquero, las capturas casi se duplicaron al pasar de las 2.151 toneladas a las 4.106 toneladas, mientras que la facturación alcanzó un valor de 15,9 millones de euros, aumentando un 55% respecto al periodo sin acuerdo.

Por lo que dicho acuerdo supuso para la lonja de Barbate, algo que se espera que se vuelva a repetir, ésta se convirtió en el principal mercado para la flota cerquera.

Así, desde abril del año 2007 hasta 2011, se comercializaron 4.806 toneladas frente a las 465 toneladas que se subastaron los cinco años anteriores a la renovación del acuerdo. Dicha actividad generó un incremento en las ventas de cerco de dicho mercado en origen de 14 millones de euros. Unas cifras a las que cabe sumar las relativas a los beneficios que se produjeron y deberán producir ahora en tierra, ya que, según dicho estudio, en puertos tan destacados como Barbate se originó un empleo en tierra por cada dos empleos generados en  la mar.

Dejar respuesta