La Janda celebra la llegada de los atunes

Las almadrabas de Conil y Barbate inauguraron la nueva campaña con ‘levantás’ de 28 y 22 ejemplares

0
647

Tras doce meses de intensa espera, ya están aquí. Son los atunes rojos, esos que no faltan a la cita con las almadrabas gaditanas (Conil, Barbate, Zahara de los Atunes y Tarifa) desde hace cientos, miles de años y que una vez más traen a los pueblos del litoral de la comarca una bocanada de aire fresco en favor de la riqueza y el empleo de una zona muy castigada por el desempleo y de un sector, el pesquero, en permanente estado de supervivencia.

Las tres almadrabas de La Janda, más la de Tarifa, inician la campaña con una cuota de capturas de 914 toneladas

Con las artes preparadas y caladas desde hacía semanas, la campaña en aguas jandeñas se ha abierto en las almadrabas de Barbate y Conil de la Frontera, con unas primeras levantás en la que se capturaron 22 y 28 ejemplares, respectivamente.

Tal y como señala Pedro Muñoz, gerente de la almadraba Petaca Chico, “son los primeros en llegar a nuestras costas y, como ocurre temporada tras temporada, son los de menor peso (entre 140 y 160 kilos)”, algo que irá cambiando conforme avancen las semanas y, rumbo al cálido Mediterráneo, algunos de los gigantes de plata recalen en las almadrabas.

La campaña se espera que sea muy positiva y que, poco a poco, los atunes vayan llenando los copos de las tres almadrabas de La Janda y de Tarifa hasta completar una cuota de capturas que en modo alguno responde al sacrificio realizado por los almadraberos gaditanos.

`Levantás´ más pequeñas y selectivas

La escasa cuota de capturas y las mayores exigencias del mercado  harán que las ‘levantás’ de la presente campaña sean más reducidas en el número de ejemplares. Un argumento que, además, permitirá dilatar la temporada de pesca.

“Los atunes son así. Como se suele decir, son imprevisibles e irán alcanzando nuestras artes de forma caprichosa”, subraya Diego Crespo, presidente de la Organización de Productores Pesqueros de Almadraba OPP-51.

“Lo importante”, coinciden Diego Crespo y Pedro Muñoz, “es que, tal y como se ha podido observar en las últimas campañas, la especie se ha recuperado notablemente y que no habrá problema alguno en completar las cuotas”.

Como es tradicional, el mes fuerte para las almadrabas será mayo, con levantás que, como apunta el presidente de la Organización de Productores Pesqueros de Almadraba OPP-51, se prevén más limitadas en número aunque, como quedase demostrado en años anteriores, el número de individuos se ha multiplicado notablemente.

“La idea no es otra que, a la vista de lo limitado de la cuota y de las cada vez mayores exigencias del mercado, obtener mejores ejemplares y que las labores de faena sean más limitadas en favor de la calidad del producto”, apunta Diego Crespo.

 Más de 500 empleos directos

La OPP-51, organización que aglutina a las almadrabas de Tarifa, Zahara y Conil, generará a lo largo de la campaña de pesca 400 empleos directos, de ellos 300 pescadores. Por su parte, Petaca Chico aportará más de un centenar. Cifras a las que hay que unir las que, de forma indirecta, se generan  en las empresas auxiliares y a los que, obviamente, hay que sumar la actividad turístico gastronómica.

Aunque con la alegría que siempre despierta en los almadraberos la llegada de los gigantes de plata, en la mente de todos sigue estando la idea de injusticia que se ha vuelto a cometer con ellos, no premiando el enorme esfuerzo realizado en favor de la recuperación de la especie.

“Tenemos argumentos sobrados y conocidos para estar indignados, pero ahora prefiero concentrarme en la alegría que para los almadraberos supone el inicio de la campaña”, concluye Pedro Muñoz.

Como se suele decir, la suerte está echada y ahora, sin perder el frente de ‘batalla’, toca disfrutar y celebrar de algo que va mucho más allá de lo económico y que forma parte del rico ADN de la comarca de La Janda.


“El mercado japonés se llevará este año el 50% de las capturas”

DIEGO CRESPO. Presidente de la OPP-51

40

Poco a poco, el sector almadrabero, fruto de la buena labor de comercialización realizada, de los avances en materia de conservación óptima del atún y del cada vez más reconocido valor gastronómico del producto, está logrando diversificar su mercado.
“Esta temporada, las previsiones pasan porque al mercado japonés solo se destine el 50% de las capturas”, señala Diego Crespo.
“A lo largo de los últimos años”, subraya, “el interés por el atún rojo se ha incrementado tanto en España como en el resto de Europa, provocando que si antes destinábamos casi el 80 ó 90% al mercado japonés; ahora la mitad de la cuota tiene otros mercados”, algo que, obviamente, favorece al producto y al sector.
En relación a los precios, Diego Crespo señala que “todavía están por ver”, algo que, apunta, “dependerá en gran medida de la calidad de los atunes que sean capturados”.


“La actividad acuícola ayuda a ir tirando”

PEDRO MUÑOZ. Gerente de Petaca Chico

Pedro Muñoz
Pedro Muñoz

Además del centenar largo de puestos de trabajo directos que genera en Petaca Chico la temporada que ahora se inicia, la empresa con sede en Conil también logra mantener su actividad atunera gracias a las piscinas de engorde con las que cuenta.
“En tiempos tan complicados como estos, con cuotas de capturas que no hacen justicia al esfuerzo de las almadrabas, la actividad acuícola por la que hemos apostado nos permite mantener la actividad durante 4 ó 5 meses, generando, directa e indirectamente, más de un centenar de empleos”, destaca Pedro Muñoz.
“Es una alternativa de la que se benefician muchos pescadores, ya que necesitamos importantes cantidades de caballas para alimentar a los atunes”.
En los últimos tiempos, Petaca Chico ha hecho un considerable esfuerzo para modernizar sus instalaciones .

 

Dejar respuesta