La Janda, a pedir de boca

Las plazas de abastos  se convierten estos días en lugares de culto para los miles de turistas que vienen atraídos por productos excepcionales

0
637

Llega el verano y los municipios de La Janda, en especial los de la costa, se convierten en auténticos hervideros de turistas ávidos de conocer y probar todos aquellos productos que hacen que esta tierra sea diferente a tantas otras. Huellas de identidad que hablan de sus habitantes, historia, cultura, costumbres, tradiciones y, sobre todo, gastronomía.

Uno de esos lugares de culto son las plazas de abastos, a las que desde muy temprano los turistas peregrinan en busca de los mejores productos (atún de almadraba, sardinas, caballas, carne de retinto, frutas, verduras, etc.) de una zona que se ha ganado un lugar destacado en la alta cocina.

Uno de estos auténticos santuarios terrenales del mar es la Plaza de Abastos de Barbate.

Localizada a escasos metros del puerto de La Albufera y de La Lonja de Barbate (Avenida Andalucía), la Plaza de Abastos ofrece a lo largo del año infinidad de productos de primera calidad, protagonistas destacados de algunas de las más atractivas propuestas gastronómicas de la zona.

G06_2

Caballas, jureles, lobitos (marrajos), congrios, robalos, sardinas, romeretes, calamares de pota e infinidad de sabrosos pescados de roca conforman gran parte de una oferta que en estas fechas se culmina con uno de los mayores manjares que da la mar, el atún rojo de almadraba.

Todo ello en un pequeño, cercano y concurrido recinto lleno de vida e historias en el que también tienen un protagonismo especial las excelentes verduras y frutas de la zona y las carnes, entre las que destaca el Retinto.

No le va a la zaga ese otro templo de la mar y la huerta que es la Plaza de Conil, característica por la excepcionalidad de sus productos.

Borriquete, urta, calamares, pulpos, entre muchos otros peces de roca (muy valorados por quienes gustan de los peces con auténtico sabor a mar) y el ansiado atún rojo de almadraba, además de los apreciados salazones, abanderan una oferta pesquera que encuentra su mejor acompañamiento en los productos de una huerta de reconocido prestigio (puerros, tomates, pimientos, alcauciles, habas, chicharos, tagarninas, cebollas, ajos, lechugas, judías, etc.).

G06_3

Un referente del buen producto que estos días ya vive el ‘asedio’ de los amantes de la buena mesa.

Asimismo, el pequeño mercado de Zahara de los Atunes, un ‘coqueto’ escenario que este año, además de sus productos, presenta el atractivo de las marineras pinturas que presiden su techo, es ya lugar de peregrinación diaria por cientos de visitantes.

Pese a lo reducido de sus puestos en relación a los de otras poblaciones, resalta por la variedad y frescura de sus pescados, carnes y verduras.

Algo más alejada de la línea de playa encontramos la Plaza de Abastos de Medina Sidonia, un espectacular recinto que no hace mucho fue puesto en valor y que en sus puestos ofrece una gran variedad de productos ligados a la tierra. Oferta en la que la gran carne de Retinto de los campos de Medina ocupa un lugar destacado.

Aunque no muy grande en su superficie, también cabe destacar el Mercado gastronónico de San Francisco (Vejer), un espacio que alterna la venta de los productos frescos de la zona con la de lugar de encuentro en el que degustar atractivas propuestas con un producto de primera calidad.

Dejar respuesta