La Programación Neurolingüística, una herramienta al servicio del empresariado

0
579

ayala

Luis Ayala, terapeuta de la PNL, defiende su utilidad para “superar nuestras limitaciones”

EL PUERTO.- Creada en 1970 por los estadounidenses Richard Bandler y John Grinder, la Programación Neurolingüística (PNL) se ha convertido en una herramienta de gran utilidad para el desarrollo de las capacidades personales.

Una herramienta que, poco a poco y tras los excelentes resultados obtenidos en países como Estados Unidos, comienza a emplearse también en España en favor de la potenciación de las capacidades de empresarios y empleados.

Y es que, como defienden sus creadores, existe una conexión entres los procesos neurológicos, el lenguaje y los patrones de comportamiento aprendidos a través de la experiencia que se pueden cambiar para lograr objetivos específicos en la vida.

“Desde que nacemos, en especial hasta los 7 años de edad, somos verdaderas esponjas. Absorbemos todo porque estamos programados para ello y, obviamente, sin filtro alguno, asumiendo por tanto lo bueno y también lo que damos en llamar carencias limitantes”, señala Luis Ayala, terapeuta de Reiki y PNL.

Estas carencias, adquiridas entre un 90 y un 95% en el ámbito familiar, “actúan”, destaca, “como si de un freno se tratase, limitándonos en nuestra etapa de adultos”. “Pongo un ejemplo”, resalta, “si recibes constantemente información de que el dinero es malo, de que nos hace malas personas, tu cerebro, que actúa como un ordenador, rápidamente crea un actitud de rechazo a éste, catalogando también de malas a todas aquellas personas que lo puedan tener”. “Y”, subraya, “no solo eso, sino que, como ocurre en no pocas veces, esta aversión al dinero provoca que puedas llegar a tener grandes problemas económicos a lo largo de tu vida”.

“Obviamente”, añade Luis Ayala, “se trata de creencias que se encuentran en el inconsciente y que, por tanto, como apunta la PNL, hay que actuar sobre ellas para poder superarlas y, con ello, superar una limitación que nos puede estar afectando en cualquier escenario vital, ya sea social, familiar o profesional”.

“Refiriéndonos al plano empresarial o laboral y a las posibilidades, reales, que se nos pueden presentar”, explica, “hay empleados que, llegado el momento de asumir una responsabilidad mayor que, incluso, les va a reportar una mejoría económica, enseguida entran en modo pánico y dicen ‘soy muy cobarde, eso no es para mí”.

“Pues bien, si se han fijado en ti es porque te ven con capacidad para ello y, seguramente, ese miedo o rechazo esté provocado por una de esas creencias adquiridas de las que hablábamos antes y que, por siguiente, se puede superar”. “¿Cómo? pues trabajando con nuestra programación”, asegura.

“Logrando algo tan simple e importante como cambiar nuestro lenguaje a la hora de asumir los retos ya estamos avanzando”, destaca. “Y es que”, añade, “no es lo mismo decir ‘soy un cobarde, yo no puedo’ que decir ‘en determinadas ocasiones soy un cobarde”.

Luis Ayala, que sostiene que en este modelo de terapia, como en algunas cosas más, “en Europa o regiones como Cataluña o Madrid nos llevan una gran ventaja”, se muestra satisfecho “porque ya se empieza a tener en cuenta en las empresas como una herramienta para la mejora de resultados”.

“No todo puede fiarse a la misma carta, hay que saber que si se cuida la parte humana de la empresa, intentando potenciar las capacidades de los empleados, eso también irá en favor de las ganancias”.

La forma de trabajar la Programación Neurolingüística es muy diversa y se puede hacer tanto de forma individual como grupal.

“Se trata de una herramienta fantástica y se puede aplicar tanto de una forma personalizada, enfocada a personas concretas, o a grupos de empleados de los que se pretenda obtener una mayor potenciación en el desempeño de sus funciones”.

“Estoy seguro que, poco a poco, tanto las empresas como las personas que en el plano individual tengan problemas para afrontar distintas situaciones irán acercándose a un método/tratamiento que ya se ha mostrado efectivo en muchos países”, concluye Luis Ayala.

Cabe apuntar que Bandler y Grinder, allá por los años 70, ya afirmaron que la Programación Neurolingüística puede tratar problemas como fobias, depresión, trastorno de movimientos estereotípicos, enfermedades psicosomáticas, miopía, alergia, resfriado común y trastornos del aprendizaje, a menudo en una única sesión.

En definitiva, se trata de una herramienta más puesta al servicio de las empresas y de los propios ciudadanos.

Dejar respuesta