“La reforma y las tasas están limitando el acceso a la Justicia”

0
366
Marcos Camacho, en el aula de formación del Colegio de Abogados de Jerez
Marcos Camacho, Decano del Colegio de Abogados de Jerez Foto: J.C.Sáncez

Pepe Contreras

 

JEREZ.- Marcos Camacho O´Neale (Jerez, 48 años) pertenece a una acreditada -por su conducta y éxito profesional- saga de abogados jerezanos. “En la historia de mi familia podríamos decir que tenemos una predisposición genética a la abogacía”. Lo dice mientras mira los retratos de su bisabuelo (el bufete familiar se abrió en 1866) y su abuelo figuran en la galería de la sala de juntas del colegio: “Ser abogado es algo vocacional”.  El actual decano del Ilustre Colegio de Abogados de Jerez está presente en numerosos foros de representación orgánica.

Además de formar parte del Consejo General de la Abogacía y del Consejo Andaluz de Colegios de Abogados, ejerce como profesor, muy centrado en los aspectos de formación.

Camacho, decano del colegio jerezano desde 2011, entiende que su responsabilidad es que “la Justicia funciones, que en Jerez sea ágil” y se siente muy satisfecho de trabajar por sus compañeros y compañeras. “Mi padre siempre decía que más feliz es el que da que el que recibe”.

La reforma legislativa está afectando  a los más desfavorecidos…

Esas personas tienen garantizado el acceso a la Justicia con el abogado de oficio y con el servicio de asistencia jurídica gratuita. Ahora bien, hay una serie de personas que están por encima del mínimo del derecho a la justicia gratuita que si ven limitado su derecho de acceso, sobre todo tras la entrada en vigor de las tasas judiciales es muy gravoso, porque si un recurso contencioso administrativo vale 800 euros ¿quien demanda  contra la Administración una multa de 200? Se están instalando una serie de condicionantes que evitan el acceso a la Justicia de muchos ciudadanos…

¿Y qué podemos hacer?

Con respecto a  las tasas judiciales estamos esperando el resultado de algunos de los cinco recursos presentados en el Tribunal Constitucional y el problema es que no parece que haya una voluntad de que estos recursos se resuelvan rápido. Lo que tienen que hacer resolverlos, y si dieran la razón a los recurrentes las tasas judiciales serían inconstitucionales. Lo coherente sería que el Gobierno se sentara con los operadores jurídicos, y hago especial hincapié en la abogacía para ver que si hay que establecer unas tasas no sean disuasorias. Una cosa es pagar 25 euros por un recurso de reposición y otra tener que pagar 350.

Esta provincia es muy especial, hay un colegio de abogados para Cádiz, Sierra y Campo de Gibraltar y luego está Jerez…

En Cádiz hay tres provincias: Cádiz, Campo de Gibraltar y Jerez. La verdad es que el Colegio de Abogados de Jerez se fundó en 1763, es el octavo por antigüedad en España y el primer colegio que se crea sin ser provincial. El de Cádiz se creó más tarde y no sé por qué motivo se le amplió tanto la jurisdicción. En Jerez somos 600 colegiados de los que 425 son ejercientes. Nos financiamos de las cuotas de nuestra participación proporcional al coste del turno de oficio. La Junta de Andalucía nos da el 5 por ciento de nuestra facturación de turno de oficio para prestar ese servicio.

¿Qué le preocupa como decano?

Ahora estamos  muy preocupados por la nueva ley de colegios y servicios profesionales que quiere aprobar el Gobierno y que va a imponer una cuota máxima de 250 euros, con esa cantidad mantener un colegio va a ser bastante complicado porque habremos de dividirla entre servicios obligatorios y voluntarios. Al colegio habrá que desglosarle los servicios extra. Vamos a tener que reinventarnos y lo vamos hacer fortaleciendo un pilar: la formación de los abogados. Tenemos jornadas y cursos todos los meses, el master de abogacía…hemos de tener ingresos alternativos para mantener nuestra infraestructura. Ahora mismo estamos haciendo un curso de mediación civil y mercantil. Una parte se ha hecho on line y acabamos de empezar la parte práctica. De todas formas el Consejo General de la Abogacía también está trabajando en la formación de tal manera que se pueden aprovechar esas sinergias y las de otros colegios como Barcelona. En España hay 250.000 abogados, lo normal es que seamos nosotros los que también le demos formación.

¿Ser abogado es es negocio?

Es una profesión completamente vocacional, la Administración nos lo está poniendo cada vez más complicado, hoy en día tras la ley que entró en vigor en 2011 se exige el máster de Abogacía. Hoy en día ya no se le ve como un empleo, es más vocacional, solo aquellas personas que realmente quieren ser abogados hacen un máster de un año y medio y un examen de Estado para poder colegiarte.

¿Qué opinión tiene sobre opciones como Legalitas?

Todo lo que venda abogacía lo veo bien. En un principio hay quien pensó que Legalitas era competencia desleal. Si hay asociaciones que  lo que venden es que el ciudadano se asesore y acuda a un abogado es bueno para la profesión. Cada vez que sale un anuncio de Legalitas lo veo bien.

¿Los precios? ¿Los honorarios de los abogados son caros?

No. Cuando uno va al médico lleva cien euros, porque sabemos que cuando termine la consulta hay que pagar. Cuando a uno va al abogado generalmente se levanta y dice: muchas gracias, adiós. Nadie pregunta si  se debe algo. Hay una cultura de que el abogado debe ser una profesión altruista y como cualquier profesional liberal el abogado come de su trabajo, que es de una gran responsabilidad. Nosotros defendemos derechos e intereses fundamentales de los ciudadanos, les solventamos problemas de su vida diaria, más o menos importantes, pero para el ciudadano su problema es el más importante. Antiguamente los colegios tenían unos baremos de honorarios  mínimos de tal manera que tanto el despacho grande como el pequeño no se hicieran competencia. ¿Qué ha ocurrido? Pues que el Tribunal de Defensa de la Competencia ha dicho que de eso nada, que los honorarios son libres. Hoy en día cada persona pacta el precio con su abogado. Así habrá abogados que lleven una separación por 1.500 euros y otros por  350.  El ciudadano tiene la libertad para decidir, el acceso a la Justicia no es caro, tú pactas tus honorarios, pero debes tener un abogado que te ofrezca garantías. Porque si un abogado te mete en un pleito que está perdido, por mucho que hayas pactado unos honorarios de 300 euros puede que el procedimiento tenga una cuantía en costas de 3.500. El ciudadano tiene que buscar un abogado que le inspire confianza y garantías.

Imagino que ha leído ‘Abogado de pobres’ el libro de Cosano…

El ha reflejado la realidad, la soledad de un abogado en su despacho cuando se enfrenta a la defensa de un asunto. Ten en cuenta que la profesión de abogado aparece nombrada cuatro veces en la Constitución, es la única que aparece constitucionalmente reconocida. Sin embargo  ni el actual ministro ni ninguno de los anteriores nos ha tenido consideración…

Hablando del ministro ¿por qué hay tantos sectores que coinciden en que no lo está haciendo bien?

No es que suscite antipatía. Es un ministro que se ha propuesto arreglar la Justicia limitando su acceso. El debe pensar que el problema de la Justicia son los abogados, que nos dedicamos a llevar a los clientes a los tribunales porque sí. La abogacía trata de arreglar problemas no de crearlos. Es verdad que hay una gran litigiosidad, pero usted no puede arreglar la Justicia en base a evitar que el ciudadano pueda acudir a la Justicia con las debidas garantías. Se necesita una gran reforma donde se escuche a todas las partes de la Justicia. Estoy harto de que me digan que formamos parte del engranaje, yo quiero ser máquina, que cuando haya un problema se sienten con la abogacía, conocemos lo que falla y lo que funciona y tenemos muchas ideas, pero para eso necesitamos que se nos considere: un elemento esencial en el estado democrático.

Datos aportados por el Ilustre Colegio de Abogados de Jerez
Datos aportados por el Ilustre Colegio de Abogados de Jerez

Dejar respuesta