Los astilleros, más cerca de cerrar nueva carga de trabajo

0
807

EI12

Navantia ‘ata’ los últimos cabos con Arabia Saudí para suscribir un contrato que implicaría la construcción de cinco corbetas en las factorías de la Bahía

Navantia podría traerse para la Bahía de Cádiz uno de los mayores contratos de su historia si finalmente, como apuntan los sectores implicados, cristalizan las negociaciones y logra cerrar un acuerdo con Arabia Saudí para la construcción de cinco corbetas Avante 2200, una versión ampliada en tamaño y en evolución tecnológica de los patrulleros oceánicos POV, botados en los mismos astilleros hace unos años por encargo de la marina venezolana.

En caso de que se diera luz verde al proyecto, pendiente únicamente de la firma definitiva, la carga de trabajo podría distribuirse entre las factorías de El Ferrol y la Unidad de Producción de la Bahía de Cádiz, en Puerto Real y San Fernando, que llevaría el mayor peso.

El encargo de Arabia implica una inversión en torno a los 3.000 millones de euros y, al menos, cinco años de carga de trabajo, lo que podría generar en torno a 2.000 empleos, tanto directos como de industrias auxiliares. Además de la fabricación de los buques, el contrato suscrito con Riad incluiría su mantenimiento, adiestramiento de las dotaciones, la formación en el manejo de los equipos y la construcción, en Arabia Saudí, de la base a la que estarán adscritas las corbetas y el suministro de los sistemas.

La construcción de las corbetas podría generar en torno a 2.000 empleos

La estrategia de trabajo queda también a la espera del resultado final de las negociaciones que la compañía mantiene actualmente en Australia. Navantia aguarda expectante la decisión inminente de la Armada oceánica para adjudicar la construcción de dos buques similares al Buque de Aprovisionamiento en Combate (BAC) Cantabria. Representantes de la compañía han estado cerca de un año en el país de las antípodas para que los responsables de este Gobierno y su Armada pudieran conocer el proyecto al dedillo. Navantia ha apostado fuerte por este país y este pedido, hasta el punto de que recientemente ha abierto una nueva oficina corporativa en Canberra con la que pretende, además de reforzar sus opciones para construir estos dos barcos logísticos, pretende también mejorar sus expectativas a medio y largo plazo con los futuros programas de fragatas y patrulleras.

EI12_2

Al hilo de estas recientes expectativas de futuro para la industria naval, la Asociación de Ingenieros Navales y Oceánicos de España ha destacado la importancia del contrato que Navantia y Arabia Saudí van a firmar para la construcción de cinco corbetas y estiman que se trata de “la exportación de material de defensa de mayor importe” de los astilleros públicos españoles.

La Asociación subraya que si finalmente cristalizan los contratos de Arabia y de Australia ”sería una apuesta segura por el futuro de Navantia” y resaltan el hecho de que los astilleros públicos han empezado a diversificar su producción civil “con los contratos con Iberdrola de 29 jackets y una subestación eléctrica, las 5 estructuras SPAR para Statoil, los petroleros para Ondimar Transportes y el flotel para Pemex, que conforman una cartera de pedidos hasta, al menos, 2018”.

La construcción de los buques árabes no ha estado exenta de polémica. Diversas ONG han remitido una carta abierta a Navantia y a Mariano Rajoy, denunciando el riesgo de que Arabia Saudí utilice los barcos en el bloqueo naval al que somete a Yemen y en el que se han cometido “graves violaciones del derecho internacional humanitario”.

Las instituciones, sin embargo, ya han expresado su apoyo para que el contrato ‘llegue a buen puerto’. Así lo han manifestado, aunque con algunas reservas, los alcaldes de Cádiz y Puerto Real, José María González, y Antonio Romero, respectivamente. También han cerrado filas a su favor la propia Diputación gaditana, que ha solicitado a la Sociedad de Participaciones Industriales (SEPI) y a Navantia que agilicen las negociaciones y ha pedido al Gobierno que la Institución

Provincial pueda colaborar, a través del IEDT, como mediadora y partícipe de la gestión y aprovechamiento de fondos europeos ITI.

Dejar respuesta