Los nueve hábitos que necesita una persona emprendedora

0
708

Manuel-Gómez

Manuel Gómez

Marketing

manuelgomez@jerez.es

“Emprender no es un modo de ganarse la vida. Emprender es ganar la vida” (Marcelo Berenstein). Yo también me pregunté, cuando inicié mi empresa de Turismo Rural, ¿tendré lo que se necesita para ser exitoso en este negocio?, ¿seré un buen emprendedor (en aquella época era “buen empresario”)?

Después de haber montado mi propia agencia de publicidad, más tarde mi consultoría de marketing y después cambiar de tercio y crear mi empresa de turismo rural…, o ahora estar más enfocado hacia la formación en Habilidades y Motivación con Clinic Marketing, creo que puedo aconsejar estos 9 Hábitos que necesita una persona emprendedora:

  1. Nunca dejar de aprender.
    El día que dejas de aprender, empiezas a morir. Ten la humildad y capacidad de aprender; siempre que alguien te ofrezca enseñarte algo o, simplemente, darte un consejo, ¡no te cierres!, escucha y aprende lo que puedas de ello. Y con el éxito, también llegarán tus ganas de seguir aprendiendo.
  2. Pon atención a tu competencia y al mercado actual. Claro que tienes que estar siempre concentrado en el desarrollo de tu negocio pero también, estar informado de lo que hace el ‘vecino’ y el estado de tu mercado. Uno de los peores errores que pueden cometerse es ignorar datos claves por descuido o por desinterés.
  3. Rodéate de gente que te aporte algo.
    Hay una premisa nueva : “si eres el más listo de tu equipo, vete pensando en cambiar de equipo”. Aunque pueda parecer que no tiene mucha relación con el éxito de tu negocio, el rodearte de gente que te aporte algo positivo puede determinar tus siguientes pasos. En este caso, los opuestos no se atraen, si te rodeas de gente que te sume y no te reste, atraerás cosas positivas hacia tu negocio y hacia ti mismo.
  4. Sé un líder.
    Debemos de ser líderes más que jefes. El líder, a diferencia del jefe, guía a todos hacía un fin común. De igual manera, el líder demuestra pasión por el trabajo y es su último fin llegar a un bienestar como empresa e individual. Podría parecer que es lo mismo, pero no olvidemos que lo importante no es llegar si no cómo llegamos.
  5. Visualiza a futuro.
    Viaja al futuro y fija tus objetivos, elaborando un plan de acción y trabajando al límite de tus posibilidades. Muchos de los productos que hicieron famosos a los emprendedores fueron tan exitosos porque son innovadores. Ellos vieron una posibilidad que, tal vez, nadie había visto y supieron trabajarla y concretarla.
  6. Persigue tu pasión.
    La pasión es fundamental en todo lo que hacemos. Si tu idea de negocio te apasiona, te aseguro que ya tienes mucha ventaja para lograr tus objetivos. Y súmale a la pasión: creatividad y sentido del humor.
  7. Esfuerzo, esfuerzo y más esfuerzo.
    Todos los emprendedores icónicos del mundo se han regido por esta pequeña regla, que aunque suena muy fácil, es la más difícil de practicar. Puede darse el caso de que cuando iniciamos nuestro negocio nos esforzábamos al 110% pero, al pasar de los meses, hemos disminuido nuestro esfuerzo porque creemos que “lo peor ya pasó” o, simplemente, porque los resultados no fueron los que esperábamos y estamos al borde de rendirnos. En cualquier caso, debemos de dar nuestro 100% en todo lo que emprendamos.
  8. La búsqueda de la excelencia.
    La excelencia en un santo grial y no existe el “hagamos lo mínimo necesario como para aparentar”. La mentalidad mediocre no tiene espacio ni cabida en un alma emprendedora.
    La vida es un permanente estado de sorpresa; por eso, construyamos cada segundo con lo mejor de nosotros, despreocupados del resultado. Que la excelencia sea el camino más que la meta; que encontremos la ganancia en el proceso y no sólo en el resultado final.
  9. Disciplina.
    La disciplina es la clave para que tus habilidades y conocimientos te aporten todo lo necesario para el éxito. Empieza por la más pequeña de las disciplinas, hacer tu cama todas las mañanas. De esta forma tendrás mucho ganado a lo largo del día.

Dejar respuesta