Los queseros se agrupan en busca del sello “Denominación de Origen Protegida”

0
697
El Museo del Queso se ha convertido en una gran herramienta de difusión del producto
El Museo del Queso se ha convertido en una gran herramienta de difusión del producto

A. Ardila

EL BOSQUE.- Los quesos de la Sierra, afamados por su calidad y variedad, han dado un nuevo y determinante paso en su objetivo de lograr el máximo reconocimiento y difusión nacional e internacional.

Un impulso que se ha materializado con la constitución, ya formalizada en el registro de la Junta de Andalucía, de la Asociación de Productores de Quesos de la Sierra de Cádiz. De este modo y según destaca la propia Junta, “ha nacido una organización sin ánimo de lucro cuya finalidad es promocionar a nivel internacional la calidad de los quesos serranos de la provincia”.

Un camino, el iniciado ahora, cuyo horizonte no es otro que lograr la Denominación de Origen Protegida, algo que se conseguirá una vez que se tramiten los pliegos de condiciones que ya, asegura la Junta, “están muy avanzados”.

De la potencialidad y reconocimiento del sector quesero de la Sierra de Cádiz habla el hecho de que ha sido uno de los pocos en los que la crisis no ha hecho mella. Así, según destaca Miguel Gago,  de quesos  ‘El Bosqueño’, “el sector se ha mantenido en un nivel estable tanto de  producción como de ventas, si bien”, resalta, “hay que destacar el incremento que se ha registrado en los costes”. Circunstancias que, destaca, “han provocado que el volumen de venta de El Bosqueño se haya mantenido, experimentando un auge en cuanto a las exportaciones”.

A pesar de ser una empresa familiar que cuenta con 14 trabajadores vende más de 100.000 kilogramos al año entre las comunidades de Andalucía y Madrid, y Alemania.

Miguel Gago tiene claro que la estrategia de venta en este tipo de sectores debe ser “ofrecer calidad por encima de todo y diversidad en cuanto a tipos de quesos”. Fruto de ello son los más de 50 premios obtenidos a lo largo de estos años. De hecho, tienen premios donde se presentaban más de 3.600 quesos de más de 150 países.

Además, a falta de iniciativa de otras entidades, en la primavera de 2011 la empresa El Bosqueño puso en funcionamiento el Museo del Queso como un aliciente más para visitar sus instalaciones. En palabras de Miguel Gago, “era una idea que nos rondaba la cabeza y que nuestros clientes nos demandaban, y nosotros tenemos claro que nos debemos a nuestros clientes”.

Fachada de las instalaciones de "El Bosqueño"
Fachada de las instalaciones de “El Bosqueño”

En este sentido, mucho se ha hablado en la Sierra de Cádiz de unir el sector turístico al sector primario, pero pocas entidades han sido capaces de echar a andar proyectos como este. La idea de este museo no es otra que dar a conocer al turista el proceso de fabricación del queso así como hablarles de las razas de donde provienen los quesos y que tan famosas se han hecho en la última década en el mundo de los quesos: la cabra payoya y la oveja merina.             

¿Cuáles son las más vendidas?   

Generalmente los más vendidos  son los emborrados de oveja, emborrados de cabra, añejos, quesos muy requeridos. Sin desmerecer en absoluto  resto de variedades.

¿Qué habéis hecho para manteneros en estos años de crisis?

Para mantenernos  ante la crisis  nuestra política ha sido  seguir trabajando con la misma dedicación y esmero en conseguir productos de primera calidad, o si bien cabe mejor aún, para el deleite de nuestros clientes.

¿Se ha notado la bajada de las ventas o por el contrario han aumentado?

Para seguir adelante a diferencia de otras empresas  no se cuál es la diferencia, pues no sabemos la política de cada una de ellas. Pero si puedo decir que la nuestra e hacer un producto con esmero,  cariño, dedicación, recetas propias  con la materia prima de la comarca; en definitiva un producto de calidad  artesano, que el consumidor reconoce en el paladar  cuando lo prueba y lo demanda, es por lo que esta ahí, todo esta en el producto final que: se consume porque es bueno.

¿Qué creéis que destacan vuestros clientes de vuestros productos?

Los clientes destacan de nuestros productos, además de ser quesos  sin aditivos, artesanos que es algo abstracto; el sabor, la textura, el aroma,  el regusto el paladar, la suavidad, el pique del que lo tiene. En definitiva un  sinfín de matices que lo hacen diferentes a otros quesos del mercado y que por ello triunfan y por lo que hemos apostado.

¿Cuándo se construyó el museo del queso?

A raíz de muchos requerimientos por parte de la clientela, grupos, excursiones programadas, etc. de querer visitar la fábrica para ver la elaboración y demás desde hacía tiempo, pesamos en crear un centro para esta demanda, que no podíamos ofrecer en la fábrica por razones obvias, sanitarias, no estar las instalaciones preparadas para visitas, etc. Durante mucho tiempo sopesamos la idea de montar un centro de interpretación, museo, muestra de productos, taller de quesos, catas, documental representativo completo del entorno geográfico, especies autóctonas, cómo se hacía el queso antes, como se hace ahora. En definitiva cómo se ordeñaba antes en el corral y se hacían los quesos y como se hacen en la actualidad; todo reflejado en un documental real de antes y de ahora. Hecho que ocurrió en la primavera de  2011, con la crisis.

¿Es un paso más en el modelo de empresas en este tipo de negocios?

Es muy importante unir el sector primario (fabricación) con el terciario (turismo), pero no lo hemos planteado nosotros nos lo han demandado los clientes. Nosotros, en consecuencia, lo hemos ofrecido y ofertado y esperamos que todo aquel que nos visite se marche con las mayores satisfacciones como consumidores y visitantes.

Dejar respuesta