Un producto top en busca de mercado sólido

Pese a su reconocida calidad, la carne de cordero de la raza merina grazalemeña aún 'explora' un mercado ecológico que avanza poco a poco

0
714

Si bien es cierto que la explotación de la Oveja Merina de Grazalema se ha orientado hacia la producción lechera, logrando excelentes resultados en favor de un sector quesero en alza y con un alto grado de reconocimiento, no lo es menos que su carne es también muy apreciada por comensales y restauradores.

Un producto que, como el queso, fundamenta gran parte de su valor en su modelo de crianza (ecológica), pero que a día de hoy aún busca un hueco sólido en un mercado que, seguramente por motivos económicos, está por conquistar.

Quienes la han probado lo tienen claro, la carne ecológica de cordero de la raza merina grazalemeña no tiene nada que ver con otras. Su sabor es mucho más intenso.

No obstante, aunque nadie duda de sus potencialidades gastronómicas, aún queda mucho camino por recorrer. De eso, de su aceptación, pero también de la difícil comercialización de forma continuada, sabe mucho Juan Miguel Moreno, quien junto a José Carlos López puso en marcha un proyecto, Eco Agnus, destinado a surtir de esta emblemática carne de la Sierra de Cádiz. Incluso a domicilio.

“Aunque es cierto que en las campañas de Navidad hemos obtenido unos excelentes resultados, no lo es menos que a lo largo del resto del año nos cuesta comercializar la carne de la forma que desearíamos”, señala este ingeniero técnico agricola afincado en Ubrique.

G19

“Según los sondeos que hemos hecho”, asegura, “los clientes quedan encantados con la calidad de la carne, así nos lo trasladan también los propietarios de los restaurantes (Sevilla, Huelva, etc.) a los que les hemos servido el producto. No obstante, fuera de esta época, en la que el consumidor parece estar más dispuesto a pagar un poco más por un buen producto, la comercialización se hace complicada”.

“Es obvio que si hablamos en términos económicos, no podemos competir con los precios de los corderos de cebaderos del norte”, apunta.
Es por ello que para Juan Miguel Moreno el futuro, al menos el más inmediato, de esta suculenta carne está en los grandes escenarios gourmet, en los que, por encima de todo, se valora la calidad del producto.

“Nosotros tenemos muy claro que estamos ante un producto de una calidad suprema. Hablamos de animales que se crían en libertad y se alimentan de lo que mejor que ofrece este privilegiado entorno y, por ello, vamos a seguir trabajando”.

“Creemos que, aunque cueste tiempo, tenemos que seguir luchando para que todo el valor añadido de este gran producto se quede en la zona, que se comercialice desde aquí y que no sean otros los que vengan de afuera, nos compren los corderos y luego sean los beneficiarios de ese gran valor añadido”, subraya.
Aunque la carne ecológica de cordero de la raza merina grazalemeña que se comercializa actualmente tiene su mercado en territorio nacional, preferentemente andaluz, Juan Miguel Moreno señala que sería bueno explorar otros mercados al margen del nacional, como el alemán.

“No hace mucho tuve la oportunidad de viajar a Alemania y me quedé sorprendido con la potente comercialización y aceptación que existe de los productos ecológicos. Una cultura que, obviamente, aún no tenemos aquí”.

“Creo que para un sector como el nuestro, con un alto reconocimiento de calidad, sería muy bueno que desde las administraciones se realizarán las gestiones y esfuerzos necesarios para que nuestros productos pudiesen llegar a mercados como el alemán”. “Un objtetivo para el que, obviamente, nosotros no contamos con los recursos necesarios”, reconoce.

G18

UN PRODUCTO TOP

El cordero de la raza merina grazalemeña, manjar que tenemos la suerte de poder degustar en restaurantes de la Sierra de Cádiz, lo comercializa Eco Agnus en piezas de 11 a 13 kilos, siendo sacrificado en el momento en el que se produce el pedido.

Una vez sacrificado, el cordero se divide en 10 partes (cabeza, cuello, 2 brazuelos, 2 patas, 2 costillares y 2 chuleteros) y se envasa al vacío, mantiéndose en todo momento la cadena de frío.
Además de Eco Agnus, también comercializan carne ecológica El tambor del Llano (Grazalema), de la ganadería ecológica Los Terrazgos; Ecológicos Grazalema (Grazalema), de la ganadería de Josefa Mateos, y Chacinas Piñero (Benaocaz).

Dejar respuesta