Una de aventureros, sacrificados y generadores de empleo

0
674

Juan-Manuel-Reina

Juan Manuel Reina

No es nada nuevo. Ya se sabía. Pero, por si había alguna duda -hay incrédulos para todo-, el último estudio de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) Andalucía lo ha vuelto a dejar claro, muy claro.

Los autónomos,esa ‘especie’ solitaria, aventurera, para algunos suicida y siempre al borde de la supervivencia,siguen acrecentando su protagonismo en una provincia que, como la gaditana, arrastra un claro déficit de grandes empresas.

Suyo, solo suyo y, por extensión, de sus familias, su patrimonio y sacrificio continuado es el mérito de que las listas del paro no sean más preocupantes de los que ya lo son en esta parte de un escenario, el europeo, en el que, aún hoy día, somos lamentablemente el peor de los ejemplos en materia de empleo.

Es por ello que, a la espera de las ‘vacas’ gordas, esas que han de reportar las grandes y ansiadas bolsas de empleo de la mano de sectores como el naval o el aeroespacial, incluso con la llegada de éstas, los autónomos, tal y como reclama su responsable regional, Rafael Amor, deben seguir siendo objeto de consulta, de atención, de acompañamiento y de apoyo.

Y es que, tal y como señala Amor, razón no le falta y, menos aún, cuando atendemos a las cifras (más de 75.000 empleos entre 2011/2015 en Andalucía), “cuando se nos escucha, cuando se nos ayuda, cuando se cuenta con nosotros y se legisla en nuestro favor, todo va mejor. Y es lo que, sin lugar a dudas, queremos para el conjunto de Andalucía”.

No son tan favorables los vientos para un sector que, como el almadrabero, lleva años inmerso en un vía crusis agónico.

Su esperanza y petición de adelantar al año que viene el incremento de cuota de captura previsto para 2017 ha naufragado en la reciente reunión de la ICCAT, celebrada en Malta. Mejor dicho, ni siquiera ha logrado salir de puerto, ya que, pese a que esta vez sector, Junta y Gobierno iban de la mano, la Comisión Europea y países como Japón no han visto la necesidad de tratar dicho asunto. Y, todo ello, en base a un principio de precaución que se aplica a toda la flota, aunque, como es público y notorio, no todas merecen el mismo trato a raíz de actuaciones que (obviamente no es el caso de la almadraba) pusieron al atún rojo al borde de la extinción.

Todo ello en un mes en el que la ITI, que se mantiene abierta para dar cabida a nuevos y pujantes proyectos, ya comienza a visualizarse con la puesta en marcha de iniciativas como las que buscan aumentar las exportaciones a Corea del Sur.

Dejar respuesta