Valores y motivación

0
881

Jose-Luis-Ayala

J. Luis Ayala

Terapeuta

En anteriores artículos os he hablado sobre los valores, esos principios, cualidades, normas que nos resultan intrínsecamente valiosos o deseables. Teniendo en cuenta que estos valores están asociados a los conceptos de valía, sentido y deseo, entendemos que en la vida de los seres humanos los valores constituyen una fuente primaria de motivación. Cuando nuestros valores se ven satisfechos o correspondidos, nos sentimos realizados, en armonía, de alguna forma nos sentimos “sintonizados”, sin embargo cuando nuestros valores no se ven satisfechos la sensación de frustración, insatisfacción, incongruencia es la que florece. A modo de exploración de tus propios valores te propongo un pequeño ejercicio práctico, cuyo objetivo no es otro que el hecho de tomar conciencia de que nivel de congruencia hay entre tus valores y tu forma de vida. Lo primero seria

¿Qué es lo que te motiva, lo más importante para ti, lo que hace que te levantes cada mañana? Posibles respuestas serán éxito, elogio, reconocimiento, responsabilidad, placer, amor, aceptación, logro, creatividad…Los objetivos que nos fijamos son la representación de estos valores. Quien por ejemplo se fija el objetivo de aumentar beneficios, trata de satisfacer el valor de éxito financiero, la persona que tenga como valor la estabilidad, tendera a buscar un empleo estable, con horario fijo y funciones bien definidas, quien tenga el valor de la flexibilidad, en cambio, tendera a buscar ocupaciones con más variedad de opciones y funciones. Quien valore la seguridad estará constantemente evaluando la situación para detectar algún posible peligro.

Esto es a partir de los valores establecemos objetivos, en función a estos elaboramos la estrategia y de ahí surgen las acciones que llevamos a cabo. De esta forma podemos testar en los distintos ámbitos de nuestra vida el nivel de congruencia, partiendo del valor, a que objetivo me lleva, y a su vez que acciones pongo en marcha en mi vida, y lo más importante ¿Cómo me hace sentir eso? Así pues, los valores constituyen la base de algo tan crucial en nuestra existencia como la motivación. Cuando nuestros planes y objetivos futuros son congruentes con nuestros valores, esos objetivos se vuelven mucho más apetecibles, motivadores y enriquecedores. A través de la PNL conseguimos conectar nuestros planes y objetivos futuros con nuestros valores fundamentales.

Dejar respuesta